¿Son siempre necesarios los batidos de proteína cuando entrenamos en el gimnasio?

Compartir:

A todos nos llama la atención el llamativo marketing que llevan a cabo las empresas de suplementación deportiva para que compremos sus batidos de proteína, y en especial si somos novatos y acabamos de empezar en el gimnasio.

Lo cierto es que en muchos casos, estos batidos sí que pueden optimizar las adaptaciones al ejercicio (es decir, el retorno de inversión que nos genera el entrenamiento), pero, ¿cuáles son estos casos?

Esto es lo que realmente estás comprando cuando adquieres un batido de proteínas

A diferencia de lo que muchos creen, los batidos de proteína no son ilegales, no van a matarte, no van a causarte patologías hepáticas y renales, y no van a generarte calvicie.

Habiendo aclarado lo que no son, y habiendo desmitificado unas cuantas afirmaciones muy comunes, vamos a ver lo que realmente son estos productos.

Por lo general, los batidos de proteína más vendidos están elaborados con proteína de suero lácteo (de ahí el nombre: whey protein). Esta no es más que una fracción de la proteína de la leche, que se asemeja bastante a las proteínas que tenemos en nuestro cuerpo y esto lo hace una proteína de una gran calidad, ya que se absorbe, asimila y utiliza de una forma muy eficiente.

A esta proteína de suero simplemente se le extrae el agua y se atomiza para generar partículas muy pequeñas que luego puedan rehidratarse. En muchos casos además se les añade edulcorante u otros componentes como creatina o incluso cafeína. Posteriormente se envasa y se transporta hasta los puntos de venta, y este sería, de forma muy resumida, todo el proceso de fabricación de la proteína de suero.

Fuente: www.vitonica.com

Compartir:

Attachment

Dejar un comentario

(required)

(required)