El Madrid de los mediapuntas

Compartir:

480

ISCO, JAMES Y BALE CAPITALIZAN UN CÓMODO 2-0 AL TOTTENHAM

  • El Madrid mantiene la línea de solidez en un partido definido por la calidad de sus atacantes

  • Jesé sigue emitiendo señales positivas y Asensio dejó las primeras muestras de su clase

A falta de Cristiano y Benzema, fue el Madrid de los mediapuntas. De Isco y James, que fabricaron el 1-0 en una acción de tiralíneas, y de Bale, que maquilló un partido gris con el segundo tanto.

El galés no brilló. Era un día señalado para él, libre de la sombra de Cristiano Ronaldo, pero la mediapunta no parece su demarcación ideal. La falta finura y le sobra potencia, virtud que mostro en la acción del 2-0 y que requiere de unos espacios que el hábitat del ’10’ puro no regala. Al menos, en un Madrid de toque como el que ayer presentó Rafa Benítez, con cuatro jugones en la medular: Kroos y Modric, encargados de iniciar el juego, y James e Isco, con licencia para inventar. Como las almas gemelas se atraen, se encontraron (pese a partir de bandas distintas) en la acción del 1-0, un fabuloso pase de Isco que James supo leer a la perfección para cabecear a la red tras hacerse indetectable para los centrales ingleses.

El primer tiempo dejó más buenas noticias para el Madrid. Sobre todo una. Jesé ha vuelto. Apenas centímetros le separaron del gol, en dos ocasiones, pero de nuevo fue vertical, incisivo, agresivo, valiente. Los meses de la sombra parecen olvidados. Porque Jesé, en perfectas condiciones, es algo más que un gran suplente. Es un jugador que cambia partidos.

La mezcla del centro también funcionó, aunque eso tampoco sorprende. El talento siempre aparece, aunque habrá que ver cuántos partidos acaba jugando el Madrid con esa línea de cuatro. Porque no sólo a Bale afecta el debate de la mediapunta. Sentar a James o, más probablemente, a Isco, parece un lujo que ningún equipo del mundo se debería permitir. Salvo quizá, claro, el Madrid de Cristiano y Benzema. Mucho gallo de centro del campo hacia adelante y falta de espacio para todos. Un viejo problema en el Madrid, al que veremos si Benítez encuentra una nueva solución.

Como el verano es tiempo de pruebas, destaquemos lo positivo. La buena respuesta de Casilla (jugó el partido completo, aunque el ataque de los Spurs no le dio mucho trabajo), la solidez defensiva del bloque (también en la segunda mitad, pese al carrusel de cambios habitual en esta pretemporada), la capacidad de subida con sorpresa y potencia de Danilo (un avión que aún debe regular su punto de mira), y los destellos de Marco Asensio. El chico, que debutó, como Borja Mayoral, simplemente destila clase. Los ingleses olieron el peligro y se pasó más tiempo en el suelo que de pie. Pero no le pesó la blanca. Otra buena noticia en un partido que sigue alimentando el debate sobre los ‘trequartistas’ del equipo.
MARCA.com

Compartir:

Attachment

Dejar un comentario